El pasado 14 de septiembre entró en vigor la PSD2, la nueva Directiva Europea sobre Pagos, que tiene como principales objetivos el aumento de la seguridad, la protección del usuario final y el impulso a la innovación.

Uno de los principales cambios que introduce esta norma es la obligatoriedad de aplicar una autenticación reforzada (SCA) en las transacciones, que afectaría sobre todo a aquellas realizadas de forma online. Según la SCA, las compras online deberían autenticarse mediante un mínimo de 2 de 3 factores (algo que el usuario sabe, algo que tiene o algo que es), lo que supone un paso más en la compra y, por tanto, podría afectar a las ventas.

No obstante, frente a los efectos que la SCA podría tener sobre el comercio, y dado el bajo nivel de preparación de los actores afectados en los diferentes países europeos para su implementación, la Autoridad Bancaria Europea ha concedido un plazo extra de hasta 15 meses, en la aplicación de la SCA para pagos online. Dicha moratoria debe ser confirmada por la Autoridad Competente, el Banco de España en el caso de nuestro país, que se alineará con el plazo recomendado por la EBA, aplicando estos 15 meses de transición.

La EBA establece y aclara algunos puntos clave para poder aplicar este aplazamiento. Por un lado, se requerirá la notificación de los planes de migración, ya que aunque la EBA no establece unos objetivos cuantitativos sí requiere que emisores y adquirentes especifiquen sus objetivos (entre los que deberán incluir información sobre sus soluciones y tecnologías actuales y previstas para la autenticación y la inclusión de titulares de tarjetas y comercios en soluciones compatibles con la SCA y la implementación de exenciones). Además, aclara que este retraso en la aplicación de la normativa tan sólo aplicará a las transacciones realizadas con tarjeta en ecommerce, no cubriendo transferencias bancarias, débitos directos ni contactless.

A pesar de este periodo de moratoria, es importante que los comercios aprovechen el tiempo extra para prepararse y lograr que, llegado el día en que la SCA resulte obligatoria, sus clientes puedan seguir disfrutando de la mejor experiencia de usuario pero, ¿cómo lograrlo?

Resultará fundamental educar al cliente. Éste debe tener un conocimiento previo de la nueva normativa, para que llegado el momento cuente con los medios necesarios para realizar la autenticación, y comprenda el porqué de estos nuevos pasos en su compra. Con una buena comunicación previa, se podrá lograr que el cliente perciba la norma como un aumento de su seguridad, y por tanto como algo positivo que fomente sus compras online.

Por tanto, los comercios y diferentes actores del sector de los medios de pago no deben ver una amenaza en la autenticación reforzada del cliente, sino que deben convertirlo en oportunidad adelantándose a los cambios y a su inclusión definitiva en el entorno online. Desde Sipay Plus, pasarela de pagos española, destacan la importancia de contar con partners capaces de asesorar y guiar a los comercios en su evolución hacia métodos de pago y autenticación que les permitan ofrecer la mayor seguridad a la vez que se maximiza la experiencia de usuario.